El circulo vicioso del declive urbano

El circulo vicioso del declive urbano

El transporte y la movilidad urbana… que asunto tan complejo. Y es que aunque parezca fácil comparado con la construcción de un gran puente, todo lo que tenga de por medio al ser humano como variable principal es en realidad infinitamente más complicado, o al menos yo lo veo así.

Y la movilidad urbana tiene como actor principal al ciudadano de a pie, con unas inquietudes y unas necesidades distintas de las de su vecino y cuyo comportamiento variará en funciones de múltiples factores, algunos fuera de nuestra comprensión como técnicos.

Pero antes de ponernos a hablar de los problemas de la movilidad en el entorno urbano debemos definir qué es exactamente la movilidad y, concretamente, la movilidad urbana:

Se entiende por movilidad el conjunto de desplazamientos, de personas y mercancías, que se producen en un entorno físico. Cuando esos desplazamientos se realizan dentro de la ciudad, entonces nos referimos a movilidad urbana.

¿Y por qué es importante definir este concepto? Pues porque no debemos confundir movilidad con accesibilidad, como lamentablemente suele ocurrir más de lo que nos gustaría a muchos.

La movilidad tiene como objetivo facilitar la accesibilidad a determinados lugares, pero para lograr dicho fin no basta simplemente con ofrecer muchos medios de transporte a distancias cada vez mayores sino que también hay que tener en cuenta el espacio físico en el que se desenvuelven los habitantes y sus deseos y necesidades.

Pero, ¿por qué nos movemos? La movilidad rara vez es un motivo en sí misma (solo en el caso de salir a pasear, correr, etc) sino que los desplazamientos generalmente obedecen a un cambio de actividad del individuo o a la necesidad de satisfacer una determinada necesidad la cual no puede ser satisfecha en el lugar donde nos encontramos (compras, ocio, etc).

Por tanto, existen dos aspectos fundamentales que caracterizan la movilidad:

  • El modo de viaje (automóvil, ferrocarril, bicicleta…)
  • El motivo de dicho viaje: movilidad obligada (trabajo, estudios…) y no obligada (ocio)

Sin embargo, y como he dicho antes, existen muchos otros factores relevantes: distribución de los viajes (origen y destino), distribución temporal (cuándo) y frecuencia (veces por semana).

¿Cómo se relacionan el transporte y la ciudad?

El sistema de transporte ha sido uno de los principales elementos estructurantes de las ciudades de todo el mundo a lo largo de los siglos. De esta forma que se podría llegar a decir que el desarrollo de las ciudades a lo largo de los siglos ha estado en consonancia con dicho sistema de transporte.

Con la aparición de nuevos modos de transporte al alcance de la mayoría de la población las posibilidades de transporte de todos los individuos ha crecido exponencialmente. Sin embargo, esta explosión ha traído consigo una serie de problemas inexistentes hasta hace unas décadas y que podemos agrupar en dos que se han ido solapando en el tiempo:

  • El consumo de suelo urbano para el transporte: con el aumento de las distancias entre actividades se requiere cada vez de más desplazamientos motorizados que reclaman a su vez más espacio.
  • La especialización de los usos del suelo que hace cada vez más necesario el tener que desplazarse y menos actividades quedan cerca unas de otras.

ocupacion: coche vs autobus

Además, las ciudades son cada vez más extensas y menos densas. La extensión urbana aumenta las necesidades de desplazamientos que a su vez fomenta el uso del vehículo privado ante la imposibilidad de satisfacer la demanda de transporte público de forma eficiente.

Todo esto se traduce en consumo de suelo, congestión, contaminación, un gran gasto económico, tanto por perdida de horas productivas como por la ineficiencia del transporte colectivo, y el descenso de la calidad de vida en la ciudad.

Porque construir más carreteras no es la solución.

En muchos países, la inversión en las redes de transporte nacionales durante las ultimas décadas ha sido muy importante. Sin embargo, y aunque en los desplazamientos interurbanos tardamos indudablemente menos, los atascos en las grandes ciudades se han mantenido e incluso incrementado.

La construcción de todas estas carreteras hace, a ojos del ciudadano de a pie, más apetecible el uso del vehículo privado e incluso provoca que éste traslade su vivienda más lejos de la «gran ciudad» buscando mejores prestaciones por un precio mucho menor (recuerda que hoy en día la distancia no la medimos en kilómetros sino en tiempo, y como he dicho antes todas estas infraestructuras reducen en gran medida el tiempo de desplazamiento interubano).

El aumento de automóviles en la ciudad, consumiendo el espacio urbano, reduce la calidad de vida de la ciudad (contaminación, accidentes, ruido…). Esto provoca el deterioro de los barrios residenciales centricos y fomenta la expansión de la ciudad.

Por su parte, el transporte publico se hace más ineficiente al no poder dar un buen servicio en zonas de baja densidad y al volverse más lento sumido en el caos urbano. Se hace, por tanto, menos atractivo a los ojos del ciudadano que opta por el vehículo privado, cayendo la demanda de transporte público y provocando que caiga con ello la oferta del transporte colectivo.

Finalmente, la imposibilidad de acceder al centro de las grandes ciudades hace que la actividad económica se desplace hacia el exterior por lo que aumenta una vez más la extensión de las ciudades y se agrava la situación.

¿Y cual es la solución de la administración en la mayoría de los casos? La construcción de más y más carreteras, lo que hace que el proceso vuelva a empezar y se agrave. Es lo que se conoce como «el circulo vicioso del declive urbano», que ya reflejó Melvin M. Webber en 1992 en su ensayo «The Joys of Automobility«, y que queda esquematizado de la siguiente manera:

esquema del circulo vicioso del declive urbano

Por tanto, ¿es preferible construir grandes infraestructuras urbanas que den respuesta a esta demanda o reorientarla con medidas de gestión y con el apoyo del transporte público? ¿Tu que opinas? ¿Eras consciente del circulo vicioso en el que vivimos?

PD. Si te interesa todos estos temas, realmente complejos por otro lado, te recomiendo la lectura de la serie «10 MITOS sobre movilidad urbana» de la web Ciudad Viva. Muy recomendable. 😉

Contenido Relacionado:

Deja un comentario