ciudades y fabricas inteligentes

¿Qué será del futuro cuando las ciudades y fábricas inteligentes sean una completa realidad?

Pues si que ha pasado tiempo desde la última vez… ¡Hola otra vez compañero! Tras este «pequeño» parón, ya estoy de vuelta, listo para darlo todo este verano. Y lo mejor es que no lo hago solo. Hoy tengo el placer de contar con Alejandro Caballero, una de las mentes inquietas detrás de Factoría de Ingenieros, un blog que descubrí hace un par de meses y que sin duda me parece de lo mejorcito que hay en la red.

Cuando me dijo que quería hablar del concepto «smart» aplicado tanto a ciudades como a fábricas, no pude evitar acordarme del post que tanto os gustó sobre Big Data y su importancia para hacer este concepto una realidad a otro nivel.

Pero bueno, me dejo ya de rollos que no quiero desvirtuar el fantástico post que ha preparado Alex y que me ha puesto el listón muy alto. Espero que te guste. 🙂


¡Hola ingenieros!

Antes de comenzar, quería agradecer la oportunidad a Ángel de poder participar en su blog. Sólo espero estar a la altura de la calidad de sus contenidos y que las próximas palabras sirvan, al menos, para que paséis un buen rato rodeados de ingeniería.

Pocas frases hay más ciertas que aquella que dice que el futuro es incierto. No sabemos qué es lo que vamos a cenar y, sin embargo, uno de nuestros mayores quebraderos de cabeza es cómo irá todo dentro de unos años.

El día que alguien invente la máquina del futuro, creo que más de uno montaremos una avalancha por probarla similar a la que se monta a la llegada de las rebajas en los centros comerciales.

Pero tanto tú como yo tenemos claro algo: los científicos e ingenieros no esperamos al futuro. No queremos que el día del mañana depende del azar. Mucho mejor construirlo.

Y te comento esto porque me da la sensación de que, el futuro de nuestras fábricas y ciudades, está comenzando a ser construido con vistas a las próximas décadas.

Estoy seguro que, en algún momento, has leído en el periódico o visto en las noticias conceptos como el de smart city o smart factory. De hecho, Ángel ya te adelantó en uno de sus posts el concepto de ciudades inteligentes:

Aplicaciones de la tecnología Big Data

¿Ya lo has leído?

Perfecto. Es hora de adentrarnos en el “mundo smart”, y comprender lo que es el big data es esencial para ello. Porque si con algo trabajaremos en el futuro, será con muchísimos datos.

¿Preparado para conocer el concepto de ciudades y fábricas inteligentes?

¡Vamos allá!

¿Está comenzando una nueva Revolución Industrial?

Haciendo un poco de historia, llevamos ya tres revoluciones industriales, y todas ellas se han producido en más o menos 300 años. Un tiempo relativamente breve teniendo en cuenta los miles de años de invenciones que ha desarrollado el ser humano.

Analizando cada Revolución Industrial que se ha originado, creo que el ser humano ha seguido una evolución lógica que ha ido desde descubrir el mundo industrial hasta perfeccionar todas las invenciones de los últimos siglos.

Cada vez vemos coches más eficientes, fábricas más potentes y ciudades más conectadas. Y lo mejor de todo, es que prácticamente cada año se van perfeccionando todos los procesos y objetos.

No obstante, muchos expertos todavía afirman que está a la vuelta de la esquina otra Revolución Industrial.

Espera un momento Alex… ¿Hace un segundo me decías que está todo inventado y que se están perfeccionando los objetos de nuestro día a día, y ahora me dices que aún falta por llegar otra revolución?

¡Pues sí!

No hay que confundir los términos de optimizar y automatizar, y este último término es el que vendrá de la mano de la Cuarta Revolución Industrial y su máximo exponente, la Industria 4.0.

Y es que, en esta nueva época que vendrá con la aparición de las primeras fábricas inteligentes, lo que se busca es automatizar y dotar de inteligencia a la gran mayoría de procesos que se encuentran en las fábricas.

Por ello, y para comprender cómo será realmente la Cuarta Revolución Industrial, es necesario averiguar qué es una smart factory o fábrica inteligente.

Smart factory o fábrica inteligente: qué nos depara el futuro del sector industrial

Imagina que, en lugar de abrir una puerta para entrar a trabajar, tienes que bajar por unas escaleras y poner tu ojo cerca de un sensor.

Parece algo absurdo por el momento, pero empresas como Siemens imaginan las fábricas del futuro construidas por debajo del suelo.

Este concepto de fábricas subterráneas posibilita eliminar el impacto visual que generan muchos polígonos industriales, a la vez que reducen los costes energéticos de las instalaciones.

Pero este cambio, pese a ser el más visual de todos, no es el único que se espera que adopten las conocidas como smart factories o fábricas inteligentes.

La verdad es que ni los mismos ingenieros o expertos en la materia se imaginan qué elementos poseerán la industrias del futuro. Sólo parece que hay bastante unanimidad en qué será una smart factory y qué se perseguirá con ella.

Para mí, la fábrica inteligente es una materialización de lo que se pretende conseguir con la implantación de la Industria 4.0: la automatización y sostenibilidad de las industrias.

O, lo que es lo mismo, que todas las fábricas aprendan de los cambios del mercado y que esto sirva para determinar los flujos de producción que se deben alcanzar, siempre teniendo en cuenta el respeto hacia el medio ambiente para no seguir con los efectos de la contaminación.

¿Cómo se logra esto? Pues bien, algunos de los cambios que se esperan son los siguientes:

  • Fábricas subterráneas o que tenga el mínimo impacto visual: te lo he comentado. La implantación de fábricas subterráneas es algo que muchas empresas buscan, y quizás en unas décadas sea posible.
  • Automatización de las tareas y procesos: si tienes la sensación de que, en pleno año 2016, muchas fábricas tiene gran parte de sus procesos automatizados, la tendencia es que esto sea lleve al extremo en los próximos años.
  • Big data e interacción con el mercado: los costes de fabricación se podrán reducir interpretando qué es lo que demanda el mercado y aprendiendo del mismo. Tendremos fábricas conectadas las 24 horas del día y que serán capaces de adaptarse a la ley de la oferta y la demanda. Inditex está comenzando a implantar esta tecnología en Europa, y algunas de sus fábricas se acercan a los costes de producción en China.

Y, por supuesto, no podía faltar también en las fábricas del futuro algunos cambios que ya se empiezan a hacer presente hoy en día como es la apuesta por las energías renovables y la reducción de las emisiones contaminantes.

Lo que no se conoce con exactitud es cuándo veremos las smart factories. Algunos expertos señalan que los primeros elementos llegarán en una década, si bien para la implantación definitiva tendremos que esperar hasta unos 50 años.

¿En qué se verán afectados los núcleos urbanos con los cambios que plantea el concepto de smart city?

Hemos visto que el sector industrial tiene una gran tendencia hacia la automatización y la búsqueda de lo “smart”.

Pero hay otro componente esencial que también sufrirá este cambio: los grandes núcleos urbanos, las ciudades, las cuales ya comienzan a estar dotadas de “inteligencia” como bien podríamos decir.

Si te fijas en ciudades como Nueva York, Tokyo o Londres, el paso hacia lo smart ya comienza a ser una realidad entre las mismas.

Pero, ¿qué supone realmente o qué cambios pretende alcanzar una smart city?

En este caso, la palabra más adecuada para describir la transformación que están describiendo las ciudades es sostenibilidad.

La sociedad está avanzando a pasos agigantados, y cada vez se hace más necesario preguntarse cuál es el equilibrio necesario entre avance, respeto al medio ambiente y desarrollo del ser humano.

De nada sirve disponer de la tecnología más puntera en las ciudades si dejamos muy herido al medio ambiente. Y, en esta búsqueda de la sostenibilidad, es donde entra la smart city.

Su función está bien clara: dotar a las ciudades de la tecnología suficiente para que los que vivimos en ellas tengamos todas las comodidades posibles, al mismo tiempo que se regulen los procesos dentro de las mismas para que el medio ambiente resulte menos dañado.

Y aquí, si bien las smart factories todavía no se han instaurado y quedan años para ello, es donde las ciudades inteligentes están comenzando a tomar presencia.

No sólo por los planes de futuro de muchos ayuntamiento de dotar de tecnología smart a las ciudades, sino que también muchas capitales punteras a nivel mundial ya incorporan elementos que permiten alcanzar esta sostenibilidad tan buscada.

Pero, ¿qué es lo que realmente promulga o qué cambios serán visibles en las ciudades inteligentes?

  • Internet de las cosas: este concepto hace referencia a dotar de conectividad a objetos cotidianos de nuestro día a día. Desde un frigorífico hasta los muros de los edificios de nuestras ciudades. Todos los elementos estarán conectados a Internet, y la información que se obtendrá de los mismos será de utilidad para el conjunto de la ciudad.
  • Transformación digital: el cambio no sólo deberá venir de parte de las industrias. Las personas y, por supuesto, las empresas deberán hacerse eco de todas las tecnologías que están por venir y adaptarlas a su modelo de negocio. De hecho, mi punto de vista es que gran parte del éxito o no de la implantación de las smart cities vendrá condicionado por la capacidad de transformación digital de la sociedad.
  • Aprovechamiento del big data: como bien dijo Ángel en uno de sus posts, el aprovechamiento de grandes cantidad de información será vital para que todos los elementos conectados de la ciudad trabajen entre sí.

Todos estos cambios se traducirán en mejoras en la calidad de vida, seguridad de las personas y aprovechamiento de las energías y recursos disponibles en el entorno.

Y, vuelvo a repetir, muchos de estos elementos, ya están presentes en algunas de las ciudades más punteras del mundo.

¿Cuál es tu opinión al respecto?

Como has visto a lo largo de este post, la smart city y la smart factory vienen con la intención de cambiar por completo la sociedad en la que nos encontramos.

Eso sí, buscando en todo momento el concepto de sostenibilidad y aprovechamiento al máximo de los recursos y fuentes de energía disponibles.

Personalmente, a mí me encanta el concepto que se plantea con las industrias del futuro, aunque a la vez siempre deja un tanto de preocupación con respecto a qué sucederá en el ámbito laboral.

Y es que, si bien se crearán nuevas profesiones para mantener todo lo relacionado con la automatización de las fábricas, muchos puestos de trabajo también comenzarán a ser prescindibles.

Este debe ser un cambio al que, tarde o temprano, tendremos que hacer frente por lo que estoy seguro que en el futuro se abrirá más de un debate con respecto a esto.

Para ir finalizando, me gustaría contar con tu opinión sobre el tema:

  • ¿Crees que en un futuro cercano veremos las implantación definitiva de las ciudades y fábricas inteligentes?
  • ¿De qué forma crees que estos cambios afectarán a la sociedad y al medio ambiente?

¡Espero tus comentarios!

Un fuerte abrazo desde Factoría de Ingenieros.

Alex.


Un post genial, ¿verdad? No se a ti, pero a mi me ha sorprendido el hecho de que dos de los pilares sobre los que se levantan las fábricas inteligentes sean la reducción del impacto visual y la iteración con los mercados, además de la evidente carrera por la máxima automatización de procesos. Aunque en mi caso tampoco estoy muy puesto en temas industriales.

Y para terminar, no puedo dejar de las gracias a Alex y al resto del equipo de Factoría, ya no por solo por este post, sino por el gran trabajo que hacen día a día. ¡Gracias! 🙂

Contenido Relacionado:

Deja un comentario